Diferentes tipos de radiaciones solares y cómo afectan a la piel

Me gustaría explicarte los diferentes tipos de radiaciones solares y cómo nos afectan.

UVB

Los rayos UVB llegan hasta nuestra piel, penetrando hasta la epidermis que es la capa más superficial de la piel.

Allí son capaces de dañar el ADN de las células y pueden dar lugar a mutaciones.

La acumulación de muchas mutaciones es lo que origina el cáncer de piel.

Estos rayos son los que ponen la piel roja si nos pasamos de exposición o no usamos protector solar, y los que causan las quemaduras solares.

La radiación UVB, además, estimula los melanocitos, para que produzcan más melanina, a modo de protección ante el sol.

Esto no significa que si estamos morenos o tenemos piel oscura, no debamos protegernos, las radiaciones nos afectan igual.

UVA

Los rayos UVA, penetran en capas más profundas que los UVB, por lo que su daño se da más a nivel de la dermis, que es la capa situada debajo de la epidermis.

Los UVA tienen la capacidad de dañar estructuras como el colágeno o la elastina.

Por este motivo el efecto del UVA es clave en el proceso del fotoenvejecimiento: al dañarse el colágeno y la elastina, la dermis pierde firmeza, y salen arrugas.

Además, favorece la aparición de manchas con el tiempo.

Los UVA pueden también causar cáncer de piel.

Radiación infrarroja

Al igual que la radiación UV, no es visible, pero a diferencia de ésta, sí se siente.

Los IR son los rayos que nos dan sensación de calor.

Son parcialmente frenados por las nubes, esto puede hacer que, en los días nublados, al no sentir la sensación de calor, nos confiemos y no nos protejamos de los UV de forma adecuada, ya que estos siguen llegando a nuestra piel.

Los IR están implicados también en el fotoenvejecimiento de la piel.

A tener en cuenta:

La piel tiene memoria, y el sol que vamos acumulando a lo largo de la vida, puede pasarnos factura al cabo de los años.

Lo mejor es prevenir cuando aún estamos a tiempo.

Ponerse un “poco rojo” ya puede considerarse por definición una quemadura solar de 1º grado.

El simple hecho de que la piel esté roja, indica que ha sufrido un daño.

Los daños causados por el sol en el ADN de las células se van acumulando con el tiempo, y tras años de repetirse esta situación, puede pasarnos factura.

Pieles oscuras

Es falso que estas personas no deban usar fotoprotector.

Los rayos UV del sol llegan a nuestro ADN en todos los casos, y van dejando sus pequeñas secuelas.

Aplica la cantidad suficiente

Las recomendaciones para obtener los índices de protección del protector solar, son aplicarse 2mg de crema por cada cm2 de superficie cutánea. En un adulto de constitución media, esto equivaldría a 6 cucharadas de postre o un vaso de chupito.

Debemos aplicar la cantidad suficiente cada 2-3 horas y siempre tras un baño.

Se considera que los solares resistentes al agua, pierden su efectividad a los 40 minutos de estar en el agua, aproximadamente.

El protector solar no lo es todo

Las cremas solares aun aplicándolas correctamente y con una protección alta de +50, nos protege un máximo del 98% de los rayos solares.

La crema solar es solo un complemento y no debemos olvidar usar gafas, sombreros, sombrillas o incluso prendas de ropa para protegernos adecuadamente del sol, si vamos a exponernos largo tiempo.

Mar Cochs,

Asesora de belleza holística, fundadora de La Marieta, espacio y tienda de cosmética y belleza natural.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *