Ritual de belleza para conectar contigo misma

He diseñado un ritual de belleza, para que te acompañe cuando necesites parar y conectar contigo misma.

El propósito de este ritual, es que te dediques tiempo a ti, te escuches y fluyas con los olores, las texturas, y abras tus sentidos a las sensaciones y al placer de cuidarte.

  • Limpieza con aceite vegetal

Empieza con una limpieza facial, que es sin duda el paso más importante para tener una piel bonita, y te propongo que la hagas con un aceite vegetal. Puedes usar el que tengas en casa, almendras, jojoba, coco, nuez de albaricoque…

Elige un aceite esencial, un olor que te guste, te podrían ir bien lavanda, geranio, incienso, mandarina, palo de rosa, naranjo dulce….

En un bol añade 2 cucharadas soperas del aceite vegetal y una gota del aceite esencial y mezcla.

Pon la mezcla en tus manos, permite que el aceite se caliente frotando suavemente las manos entre si, y como si fuera un jabón masajea tu piel con delicadeza, con movimientos ascendentes y haciendo pequeños círculos con los dedos.

Disfruta y siente el masaje, puedes insistir en la mandíbula, nuca, pómulos, entrecejo, y todas aquellas zonas donde vamos acumulando tensión.

Luego retira el aceite con una muselina, paño o manopla de algodón húmedo con agua tibia.

  • Baño de vapor herbal

El baño de vapor abre los poros de la piel y facilita la eliminación de impurezas.

Te ayudará también a reblandecer la mucosidad que puedas tener acumulada.

Hierbe 3 tazas de agua, viértelas en un bol y añade 3 cucharadas de las hierbas que te gusten: romero, tomillo, manzanilla, eucaliptus, pétalos de rosas, deja ir tu imaginación, o añade si quieres unas gotas de aceite esencial.

Cubre el agua con una toalla y deja reposar unos minutos, luego sumérgete debajo, y déjate llevar por los aromas.

  • Mascarilla casera de papaya, con un ligero efecto exfoliante.

Para todo tipo de pieles, tendrás una piel radiante y luminosa gracias a los ácidos y enzimas que contiene esta fruta.

– 1 cucharada de papaya, puedes poner las pepitas.

– 1 cucharada de yogurt, espeso (puede ser de coco si no tomas lácteos)

Pon la fruta con el yogurt en un bol y con una cuchara de madera prensa la fruta y mezcla.

Con la piel limpia aplícate la mascarilla y deja actuar 15 minutos.

Aclara con agua tibia.

  • Mascarilla facial néctar de diosas

Esta mascarilla es rica, untuosa y muy nutritiva.

– 1 cucharada de miel liquida

– 2 cucharadas de harina de avena (puedes triturar copos)

– 2 cucharadas de agua floral, agua o infusión de flores

– 1 cucharada de aceite vegetal (rosa mosqueta, caléndula…)

– 2 gotas de aceite esencial (opcional)

Mezcla la miel con el liquido que elijas, podrías usar una infusión de pétalos de rosa, malva, caléndula o manzanilla.

Luego añade la harina, hasta conseguir una textura espesa que se pueda extender bien en tu piel, y por último añade los aceites.

Mejor si usas una cuchara de madera para la preparación.

Extiende con las manos por tu rostro, cuello y escote, siente su textura, relájate 20 minutos y retira con agua.

  • Exfoliante corporal casero revitalizante

3 cucharadas soperas de sal marina, sal del Himalaya o azúcar fino de caña.

– 3 cucharadas soperas de aceite coco o almendras.

– Unas gotas de aceite esencial de lavanda, limón, palo de rosa, romero…

Mezcla todos los ingredientes, entra en la ducha y humedece tu piel, aplícate el exfoliante empezando por los pies.

Ves subiendo con movimientos circulares.

Aclara con agua.

Te mando un fuerte abrazo,

Mar Cochs

Experta en el cuidado de la piel, fundadora de La Marieta, tienda de cosmética exquisita.

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *